¿Cómo puedo evitarlo?

Conociendo y cambiando hábitos de riesgo, y realizando diagnóstico oportuno y precoz. La educación a nivel poblacional y la consulta al médico en forma periódica sin duda son una buena herramienta en la lucha contra el cáncer.
La educación de la población y del personal sanitario tal vez sea una de las mejores ayudas en ésta lucha.