¿Se hereda?

Existen familias con determinada predisposición genética a desarrollar ciertos tipos de cáncer, los que se desencadenan por factores externos conocidos y no conocidos. Mucho se ha avanzado en el conocimiento de la composición genética de la célula, y hoy sabemos que determinados tipos de genes facilitan la aparición de cáncer frente a determinadas situaciones o exposición a agentes cancerígenos. No basta sólo con una alteración, sino que se necesita la suma de alteraciones para provocar cáncer.
Esta línea de conocimiento tal vez sea la que a futuro pueda arrojar mayores beneficios en la lucha contra el cáncer.
De momento si bien esas investigaciones han dado resultados positivos hoy todavía estamos lejos de su aplicación clínica sistemática.